Mi lugar en el mundo es, sin duda, Egipto. Egipto, el país de los faraones y del Nilo, ese milenario rio que fertiliza esta tierra desde los albores del tiempo, y que acunó a la civilización más grandiosa que haya habido en la Historia de la Humanidad.... Egipto.
Egipto y el Nilo.... mi sueño....el lugar al que siempre quiero volver.

17 julio 2010

Waset, el cuarto nomo del Alto Egipto

El Alto Egipto, el Valle del Nilo desde Aswán hasta el Listh, estuvo dividido en tiempos dinásticos en 22 distritos administrativos llamados sepat por los antiguos egipcios, y nomos por los griegos. Los nomos variaban mucho de tamaño y su riqueza dependia de la cantidad de tierra cultivable, asi como de los recursos naturales aprovechables. Por ejemplo, el primer nomo del sur, el de Aswán, era rico en piedra de construcción y se aprovechaba de las fronterizas tierras áureas de Nubia.
Mapa con la ubicación de los diferntes nomos del Antiguo Egipto


El segundo y tercer nomo cuayas capitales se encontraban en Edfú y en Hieracómpolis poseian fértiles tierras de cultivo. El cuarto nomo, administrado desde Tebas y llamado Waset, disponia de una rica tierra de cultivo, montañas de caliza y de la cercania a rutas comerciales que llevaban a los oasis del Desierto Occidental, las minas de oro y los depósitos de minerales del Desierto oriental, sin olvidar los wadis que conducían al Mar Rojo.

Emblemas de los nomos 1 al 4 del Alto Egipto. El cuarto es el emblema de Waset o Tebas




















Sin embargo, Tebas no sólo era rica por sus recursos naturales. Lo que la convirtió en la capital de Egipto durante el Reino Nuevo fueron sus gentes: independientes, enérgicas, con talento militar y cada vez más dedicadas al culto de un dios local llamado Amón, que alentaba estos atributos.Si bien durante el Reino Antiguo fué poco más que un poblado de chozas de adobe, en el Reino Nuevo, Tebas ya se habia convertido en la más rica ciudad del mundo antiguo, sede de las más grandes estructuras religiosas y las tumbas y palacios más espectaculares.

Los Colosos de Mennón durante la Inundación (D. Roberts)



Vista general del Templo de Luxor en la Antiguedad (D. Roberts)

No hay comentarios:

Publicar un comentario