Mi lugar en el mundo es, sin duda, Egipto. Egipto, el país de los faraones y del Nilo, ese milenario rio que fertiliza esta tierra desde los albores del tiempo, y que acunó a la civilización más grandiosa que haya habido en la Historia de la Humanidad.... Egipto.
Egipto y el Nilo.... mi sueño....el lugar al que siempre quiero volver.

30 noviembre 2011

La Primera Sala Hipóstila

Hasta aquí hemos visto las partes públicas del templo de Sety I en Abydos, los pàtios exteriores, donde el pueblo podia acceder sin restricciones. Nos adentramos ahora en las partes internas, las más sagradas del templo, donde solo el faraón y los sacerdotes tenian acceso.
Así, tras cruzar la puerta central del segundo pórtico accedemos a la "primera sala hipóstila", obra de  Ramsés II, y tras la cual se encuentra la "segunda sala hipóstila" , en realidad la primera conológicamente hablando, ya que esta fué construida y decorada en su totalidad por su padre, Sety I.
La primera sala hipóstila está formada por dos filas de doce columnas con capiteles papiriformes cerrados, divididas en seis gruoos de cuatro columnas cada uno, que forman en la sala, siete pasillos alineados con cada una de las siete capillas interiores, situadas, como ya comenté anteriormente, al fondo de la segunda sala hipóstila.

 

 Se supone que a esta sala hipóstila solo podian acceder, además del Faraón y el Sumo Sacerdote, sacerdotes de rango menor. Sin embargo, representado en las partes inferiores de las columnas encontramos al pájaro Rejit adorando el nombre de Ramsés, que es un símbolo relacionado con el pueblo, y que se suele interpretar como  "todo el pueblo adora al Faraón, y era representado en aquellos lugares donde la gente podia acceder. Esto hace pensar a muchos egiptólogos que quizás a esta sala podria acceder un grupo de ciudadanos, probablemete selectos y allegados a la casa real, pero no necesariamente pertenecientes al clero sacerdotal.

Como ya comenté anteriormente, esta sala fué construida y decorada por Ramsés II, y lo cierto es que los relieves que aquí vemos, son de bastante menos calidad que los realizados en la sagunda sala hipóstila por Sety I. Parecen hechos más apresuradamente y no poseen el detalle y la finura en el acabado, que si observamos en la sala contigua. Aún así, la policromia es buena, y merece la pena detenerse a contemplarlos.

La mayoria de las escenas son las típicas que podemos ver en cualquier otro templo egipcio, y  nos muestran al faraón realizando ofrendas a diferrentes dioses en algunas escenas, mientras que en otras, es bendecido por los mismos.
En esta foto vemos al rey ya justificado (lleva el Anj en una mano) recibiendo el aliento de vida de parte de Amón. Debajo, vemos un friso con representaciones del dios Hapy, el dios del Nilo,  portando sobre su cabeza los símbolos de los diferentes nomos de Egipto, y llevando en sus manos ofrendas de alimentos.
Aquí vemos a Ramsés II con la corona roja del Bajo Egipto, ofrendando el propio templo (representado por una pequeña capilla) ante el dios Horus, en una de las escenas rituales de la ceremonia  de fundación del templo.

El faraón recibiendo el bautismo ritual por parte de Horus, con cabeza de halcón, a la derecha, y de Thot, con cabeza de Ibis, a la izquierda.


Los dioses Horus y Upuaut dan el aliento divino, simbolizado por el Anj, al faraón situado entre ellos

En esta hermosa escenas vemos al rey ofrendando una pequeña estatua de sí mismo, sujetando un pilar, a los dioses Isis y Osiris.
Y aqui estoy yo posando bajo los relieves del faraón y los dioses esperando que algunas de sus bendiciones se derramen sobre mí también, que los simples mortales también tenemos derecho jejeje!!!!!
En la parte interior del muro de acceso al templo se pueden ver las puertas clausaradas por Ramsés II, y que antaño comunicaban el exterior con las capillas dedicadas a las divinidades, situadas al fondo de la segunda sala hipóstila. En una de estas puertas hay cabezas de estatuas del rey apoyadas en el suelo.


También en esta parte de la sala podemos ver al Ramsés arrastrando la barca de Sokar, y ante Amón Min, dios de la fertilidad.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario