Mi lugar en el mundo es, sin duda, Egipto. Egipto, el país de los faraones y del Nilo, ese milenario rio que fertiliza esta tierra desde los albores del tiempo, y que acunó a la civilización más grandiosa que haya habido en la Historia de la Humanidad.... Egipto.
Egipto y el Nilo.... mi sueño....el lugar al que siempre quiero volver.

05 junio 2013

Tumba de Paheri (EK3); I

 EL MURO OESTE

Paheri perteneció a la élite administrativa provincial del tercer nomo del Alto Egipto ya que fué "monarca" de El Kab , actividad que compaginaba con la de "Jefe de los Profetas" en el culto a Nebjet, diosa titular de la corona y del Alto Egipto, y también ostentó el título de tutor del Príncipe Real, Uadjmose, hermano de Hatshepsut, que murió muy joven.
Aunque en su tumba no aparece  el nombre de ningún rey, la gran cantidad de información relativa a varias generaciones de la familia en ella representadas, así como la rigidez en los movimientos de las figuras que se doblan en ángulo recto (muy similar a lo que podemos ver en las tumbas tebanas de Ineni y Benia principalmente), han hecho datar esta sepultura  a comienzos del reinado de Tutmosis III.
 Al igual que la tumba de Renini, la de Paheri consta  de una única cámara abovedada cuyos muros están, literalmente, repletos de relieves que aún guardan bastante de su policromia original, a pesar de no estar muy bien conservados.
Además, la escasa calidad de la piedra en la que se excavó  no permitió realizar un fino trabajo en cuanto a relieves se refiere, pero aún así, las escenas en ella representadas están llenas de vida y movimiento y nos muestran diferentes aspectos de las actividades propias del cargo de Paheri, así como de los trabajos agrícolas y ritos funerarios en el Antiguo Egipto.
Por todo ello se puede decir que, desde   el punto de vista artístico,  la tumba de Paheri es la más bonita e interesante de todas las que se pueden visitar en  El Kab. 
Vista general de la tumba de Paheri, " nieto del Jefe de Marinos Ahmose hijo de Abana.", según consta en las inscripciones que se encuentran en la tumba de éste último, que también se pude ver aquí en El Kab.
Una de las cosas que más llama la atención al entrar en esta tumba  es la gran cantidad de escenas, textos y figuras representados en un mismo muro. Más que entrar en un lugar de reposo eterno, aquí se tiene la sensación de que los personajes cobran vida. Todas las escenas rezuman actividad, vida, ajetreo, de manera que lo representado parece estar realizándose en el mismo momento en el que lo contemplamos...

En el  primer tercio del muro occidental (el de la izquierda según se entra)  se muestran escenas de cultivo del grano y lino, su cosecha, almacenamiento y transporte, supervisión del ganado, recuento y transporte del oro, etc.
Todos estos trabajos son supervisados por Paheri, en su calidad de Administrador del Nomo.
Aquí le vemos inspeccionando las actividades agrícolas y ganaderas, y portando los atributos de poder: el báculo en la mano izquierda, y el cetro-sekhem en la derecha.

El texto delante de la escena nos habla del flujo de las estaciones y dice:
 "Mirando la estación de Shemu (recolección, primavera-verano), la estación de Peret, (siembra, invierno-primavera), y todos los trabajos del campo por el príncipe de Nebjet, quien inspecciona las tierras del Sur,el escriba del grano, Paheri justificado"
Tras Paheri vemos representados tres asistentes que le ayudan en la inspección de los campos.

Los trabajos agrícolas supervisados por Paheri se han representado en tres registros, justo delante de él.
 En el inferior se muestran escenas de la siembra.  Tras la inundación en el estación de Ajet, (finales de verano-otoño) el Nilo depositaba sobre los campos el rico limo que fertilizaba la tierra. Después, los campesinos no tenian más que esparcir las semillas y arar para conseguir buenas cosechas (si la inundación habia sido favorable). Estos trabajos se realizaban en la estación de Peret, que se correspondia con el final del invierno y comienzos de primavera.


En el registro central unos  campesinos cosechan el trigo, otros arrancan el lino y otros lo transportan y reúnen,  formando haces que finalmente serán atados. 
 En el registro superior el trigo es transportado para ser trillado por los bueyes. Después es aventado y transportado a los graneros del nomo.

Detalle del registro inferior en el que vemos a los campesinos arando la tierra, ayudados unos de azadas, y otros de aperos tirados por bueyes. Mientras junto a ellos, sus compañeros esparcen  las semillas. Unos y otros mantienen una animada conversación según nos cuentan los textos...."¡Apresúrate con el trabajo para que podamos terminar cuanto antes"!, a lo que el otro le responde: "ya hago más trabajo de lo que el maestro espera de mí." ¡¡jajaja...vamos..que no estaba por la labor de estresarse vaya!!

En esta foto vemos la cosecha del trigo. Uno de los hombres, el del centro, hace un alto para beber agua mientras sus compañeros cantan, según reza el texto que acompaña a la escena. Supongo que el agua estarïa fresquita puesto que ha sido enfriada ...¡¡¡nada menos que con un abanico!!! jajaja ¡¡¡me encanta!!!!
Bajo un cobertizo, otras jarras han sido puestas a refrescar.


Los campesinos aventan el trigo que  luego es amontonado; "el escriba del grano Djehuty-Nefer" registra la faena sentado sobre uno de los montículos, mientras otros  lo transportan a los graneros.
 

Detalle de los bueyes pisoteando el trigo para descascarillarlo


No todos los productos cosechados se quedaban en el nomo, sino que buena parte de ellos eran transportados en barcos a otros lugares de Egipto.

Bajo las escenas agícolas podemos ver a Paheri desarrollando otra de sus funciones como administrador de El Kab, la de supervisar la producción y pesaje del oro. El precioso metal se extraía de las minas que se localizaban en el desierto oriental, al este de Edfú, y  es presentado ante el monarca en forma de anillos (en el registro superior) y en anillos y sacos (en el inferior). Un escriba registra las cantidades de oro entregadas y pesadas  ante Paheri.
 
Detalle de la supervisión del oro

No hay comentarios:

Publicar un comentario