Mi lugar en el mundo es, sin duda, Egipto. Egipto, el país de los faraones y del Nilo, ese milenario rio que fertiliza esta tierra desde los albores del tiempo, y que acunó a la civilización más grandiosa que haya habido en la Historia de la Humanidad.... Egipto.
Egipto y el Nilo.... mi sueño....el lugar al que siempre quiero volver.

27 agosto 2013

Tumba de Paheri (EK3) IV

EL MURO ESTE;

A la derecha del nicho nos encontramos con el muro Este que está decorado, en gran parte, con escenas dedicadas al banquete funerario de Paheri y en el que podemos ver a antepasados, familiares y amigos del difunto.
Así, en al lado norte (el de la izquierda), vemos a Paheri y su esposa, Henut-er-Nehet, representados a gran tamaño y sentados sobre una silla con patas de león. Ella, que abraza a su esposo afectuosamente, luce un ajustado vestido de lino con tirantes, que deja uno de sus senos al aire, y peluca tripartita sujeta con una diadema con flor de loto en el frente, como símbolo de renacimiento. Su esposo, sentado delante de ella, lleva falda larga transparante, taparrabos y luce el collar "usej" , relacionado con la diosa Hathor y al que los antiguos egipcios  atribuían cualidades protectoras. 
Bajo la silla de la pareja, un mono atado a una de las patas, dá cumplida cuenta  de la fruta contenida en un recipiente... vaya, ¡que se la está jalando!  jajaja...es un detalle de lo más simpático xd!
 Delante de Paheri y su esposa se aprecian los restos  de lo que debió ser una gran mesa repleta de productos, miel, pasteles, panes, etc. Parece ser que la posterior adición de una cámara en esta tumba, destruyó  este relieve, pero lo que sí se conserva es la lista que enumera las ofrendas que contenía, y que el hijo mayor de Paheri, Amenmes, ofrenda a sus padres. 

Amenmes lleva la piel de leopardo, característica de los "sacerdotes sem" (sacerdotes encargados de realizar los ritos funerarios).
 Tras él vemos, representadas a menor tamaño,  a dos parejas, una por encima de la otra, enfrentadas a sendas mesas de ofrendas.
La de la parte superior es, ni más ni menos, que el gran abuelo materno de Paheri,  "el jefe de los marineros, Ahmose, hijo de Abana, justificado por el gran dios" y su esposa Iput. Bajo su asiento, se adivina la pequeña figura de un perro bastante deteriorada.
Debajo vemos a los padres de Paheri, Atefrura y su esposa Kem, hija a su vez del anteriormente citado hijo de Abana, Ahmose. 



Y sigue la representación de familiares de Paheri, herman@s, ti@s, prim@ssobre todo de la línea materna, participan en el  banquete y son asistidos por los sirvientes que les ofrecen bebidas (que algunos rechazan) y les arreglan los "conos tebanos" (ungüentos perfumados) que portan sobre sus cabezas. Unos y otras aparecen en cuatro filas de registros, aunque en la foto solo salen tres: los hombres en las dos superiores y las mujeres en las dos inferiores.

 


Y para que el banquete sea completo no podian faltar los músicos, que con sus notas y danzas, seguro alegrarian el alma de todos los asistentes.




La última parte de este muro termina con una representación de Paheri y su esposa Henut-er- Neheh. Están representados de pié, ocupando casi la totalidad de la altura del muro, y el monarca de Nejbeth lleva dos incensarios en sus manos con los que realiza ofrendas a los dioses. 

 Detrás de la pareja podemos ver, en menor tamaño, a tres de sus hijos, su hija mayor Tatetes, su hijo mayor, Anmemes y su hijo Rahetep

Aquí termino mi visita a la tumba del monarca de Nebkheb, Paheri justificado.  
Que entrañables y maravilosas me han  parecido las  escenas en ella representadas, y sobre todo conocer a sus antepasados y familiares. Varias generaciones de la familia de Paheri están aquí, lo que nos dá idea de lo fuertes lazos de familia que existían en el medio rural del Antiguo Egipto. Lazos que no se daban, o al menos no se evidencian, en la decoración de las tumbas en las grandes urbes como Tebas, casi como ocurre hoy en dia, vaya....
Y todos ellos, abuelos, padres, hermanos, primos,  permanecerán por la acción de la magia simbólica, unidos por toda la eternidad.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario