Mi lugar en el mundo es, sin duda, Egipto. Egipto, el país de los faraones y del Nilo, ese milenario rio que fertiliza esta tierra desde los albores del tiempo, y que acunó a la civilización más grandiosa que haya habido en la Historia de la Humanidad.... Egipto.
Egipto y el Nilo.... mi sueño....el lugar al que siempre quiero volver.

30 enero 2014

Tumba de Ahmose, (EK 5)

Ahmose, hijo de Abana fue marino en el ejército egipcio bajo los faraones  Seqenenre Taa II, Ahomse I, Amenhotep I  y Tutmosis I.
Su tumba en el Kab fue mandada construir por su nieto Paheri, consta de una sola cámara con nicho en el norte, y su decoración consiste casi exclusivamente, en un largo texto autobiográfico inscrito en jeroglíficos, en los muros sur y este, y algunas representaciones de sus familiares, en el nicho y en el muro oeste.
Aunque artísticamente hablando, la tumba de Ahmose Hijo de Abana, es la menos bonita de todas las que se visitan en el Kab, su autobiografía ha sobrevivido casi intacta en la pared de su tumba, y ha demostrado ser una valiosísima fuente de información sobre el final de la dinastía XVII  y principios de la XVIII dinastía de Egipto.

               Ahmose y su nieto Paheri,  representado este último a menor escala que su abuelo.

En este texto el difunto nos habla de su participación y valor demostrados en varias campañas militares contra los enemigos de Egipto, y de cómo fué recompensado en numerosas ocasiones por ello.
Durante la guerra para expulsar a los hycsos de Egipto, Ahmose decidió seguir los pasos de su padre Abana, y se alistó en la Marina durante el reinado de Seqenenre Taa II  
Después de la muerte de Seqenenre Tao II y su hijo o hermano Kamose (esto es algo que aún no se sabe a ciencia cierta), Ahmose continuó sirviendo bajo el Faraón Ahmose (fundador de la XVIII Dinastia), participando en la batalla de Avaris , capital de los hycsos, donde mató a varios de éstos por lo que  fue premiado por el faraón con el "Oro del Valor" y con la concesíón de varios  esclavos después de que Avaris fue saqueada.
También participó en  los asedios que el rey Ahmose llevó a cabo sobre la ciudad Palestina de Sharuhen con el fin de proteger las fronteras de Egipto de nuevas tentativas de invasión, por lo que el hijo de Abana también fué recompensado. 




Tras la muerte del faraón Ahmose le sucede su hijo Amenhotep I quién expandió las fronteras de Egipto por el sur, hasta llegar a Kush., campaña esta en la que tambiën participó el hijo de Abana, y según nos cuenta, con éxito ya que, una vez más,  fué recompensado por sus acciones en la batalla.
Más tarde Amenhotep es sucedido en el trono por Tutmosis I  quién realiza varias campañas militares para acabar con algunas  tribus de   hicsos insurgentes que se habian sublevado en el delta del Nilo. Nuestro Ahmose acompañó al  rey mientras perseguía a las tribus  hasta el río Éufrates. 
En Nubia también participó en una expedición más allá de la tercera catarata donde Thutmosis I "enfrentándose en combate cuerpo a cuerpo", mató  al rey de Nubia. Según nos cuenta el hijo de Abana en su texto  inscrito en las paredes de su tumba, “tras la victoria, Tutmosis exhibió el cuerpo del rey nubio colgado boca abajo de la proa de su barco, durante todo el camino de regreso a Tebas“. 

En el nicho de la tumba podemos ver en el registro superior a Ahmose y su esposa Iput ante una mesa de ofrendas casi desaparecida, y a un hijo de la pareja, de nombre Paheri, al otro lado. Tras él,  vemos a  otros familiares del difunto representados.


Debajo de la silla de la pareja de nuevo vemos a un babuino comiendo fruta. y digo de nuevo, porque en la tumba de Paheri también aparece esta escena del babuino zampando tan ricamente xd...jajaja 

Más familiares representados, esta vez en el muro oeste. En el registro superior el nieto de Ahmose, Paheri justificado, realiza una invocación de ofrendas a los dioses Hathor, Osiris y Anubis


Como ya comenté anteriormente, Ahmose fue condecorado varias veces con el Oro del Valor que solía consistir en  un collar o brazaletes de oro. 

El "Oro del Valor" era la más alta insignía que el faraón otorgaba a un oficial como reconocimiento por su valor en el campo de batalla. Una de las más conocidas de estas insignias es el collar de oro concedido a la reina Ahotep probablemente por su hijo, el rey Ahomose. Se cree que esta reina Ahotep,  junto a su esposo Sequenenrá Táa II (y más tarde, a la muerte de éste) debió formar parte activa en el inicio de las luchas contra los hycsos que terminarían, ya bajo el reinado del hijo de ambos, el rey Ahmose, siendo expulsados de Egipto.
Esta condecoración también conocida como "Moscas del Valor" fué hallado en la tumba de la reina encontrada por Auguste Mariette en Dra Abú el Naga, allá por el año1859, junto con su sarcófago, momia y otras joyas y objetos que hoy se encuentran en el Museo de El Cairo.

Fuente de la foto:http://www.sinek.es/Imagenes/Moscas%20de%20oro.jpg

Además del Oro del Valor y la concesión de esclavos, Ahmose fue elevado al rango de almirante aunque la fecha exacta de esta promoción  no se conoce. 
También consiguió gran cantidad de tierras en su querida ciudad natal, Nekheb, donde de seguro descansa  por toda la eternidad  en compañia de los suyos, bajo la protección de la diosa buitre Nekhbet.

Hasta muy pronto mi querido y valeroso marino, Ahmose hijo de Abana, justo de voz. Que tu rostro y tu nombre permanezcan inmutables y que yo pueda volver a verte cuando las aguas del Nilo, tan turbias en estos tiempos, vuelvan a su cauce y se deslicen tranquilas e imperecederas para seguir nutriendo la tierra de Kemet, a la que tanto deseo volver. Amén
 ( ¡¡¡¡jajajaja!!!!¡¡¡ tengo tanta nostalgia de Egipto que ya desvarío xd . jajajaj!!!!!!!!)




Tumba de Setua; (EK 4)

Setau fué Primer profeta de Nekhbet durante el reinado de Ramsés III (dinastia XX). Su tumba en el Kab, aunque bastante destruida, aún conserva algo de su policromia original, en la que predomina, sobre todo, el color rojo
En el interior se pueden ver escenas agrícolas, así como al difunto y familiares representados asistiendo  el banquete funerario realizado en honor de Setau. Además, inscritos en las paredes podemos ver textos jeroglíficos que nos hablan de los preparativos para la  fiesta del jubileo real ( Heb-Sed ) de Ramsés Meriamón, osea, Ramsés III.

En esta foto podemos ver a Setau en la entrada de su tumba


El difunto representado en el muro interior derecho, junto a la puerta de entrada
Dos de las hijas de Setau tocan el sistro en honor de su difunto padre, mientras una tercera figura masculina (quizás hermano de las anteriores), realiza ofrendas de loto. Todos están representados en vertical, ante gran cantidad de ofrendas de alimentos, flores de loto, esencias, etc.

Una de las hijas de Setau, como se deduce de los jeroglíficos que aparecen inscritos en la parte superior de la segunda columna, por delante de la figura femenina, y en el que vemos a un pato sobre el cual hay un medio círculo pequeño y debajo de ambos una serpiente cornuda,  y que se lee como " hija de él"( osea, del difunto). Del resto de la inscripción poco puedo decir, pues mis conocimientos sobre jeroglíficos  son casi nulos.


Una hermana de la anterior, que ha salido bastante poco favorecida a mi entender....no sé si tiene cara de enfado, de hombre enfurruñado, pero desde luego el artista no la favoreció mucho que digamos.  

 Setau y su esposa Atmerut. Ella porta un sistro en su mano derecha y su esposo un par de objetos semejantes a antorchas?. ambos están representados ante un gran himno dedicado a la diosa Nekhbet

Familiares, hijos, hijas, sobrinos, etc, invitados de honor en el banquete fúnebre de Setau, se acercan un loto a la naríz, como símbolo propiciatorio de la regeneración en el más allá del difunto

Tras los invitados, Setau y su esposa Atmerut están sentados ante una mesa de ofrendas y tras ésta, vemos al hijo de la pareja, Ramessesnakht.





La pared del lado izquierdo es la más deteriorada, pero en ella podemos ver una representación de la barca sagrada de la diosa Nekhbet en procesión durante los festejos del jubileo real de Ramsés III, acompañada del texto explicativo de este importantísimo acontecimiento, que según se dice aquí, tuvo lugar en el año 29 de su reinado.
La imagen del faraón también se encontraba aquí representada pero, como se puede ver, ha desaparecido por completo...una pena xd.




Todas las escenas representadas en la tumba están enmarcadas en la parte superior de los muros, por un precioso friso Heker, cosa bastante habitual en la mayoria de las  tumbas, capillas y templos del Imperio Nuevo.


Escenas agrícolas también muy, pero que muy deterioradas. Que lástima porque esos tonos rojos que aún se pueden apreciar en ellas, y en el resto de la tumba, son maravillosos y le dan una aspecto único y original a esta tumba.


27 agosto 2013

Tumba de Paheri (EK3) IV

EL MURO ESTE;

A la derecha del nicho nos encontramos con el muro Este que está decorado, en gran parte, con escenas dedicadas al banquete funerario de Paheri y en el que podemos ver a antepasados, familiares y amigos del difunto.
Así, en al lado norte (el de la izquierda), vemos a Paheri y su esposa, Henut-er-Nehet, representados a gran tamaño y sentados sobre una silla con patas de león. Ella, que abraza a su esposo afectuosamente, luce un ajustado vestido de lino con tirantes, que deja uno de sus senos al aire, y peluca tripartita sujeta con una diadema con flor de loto en el frente, como símbolo de renacimiento. Su esposo, sentado delante de ella, lleva falda larga transparante, taparrabos y luce el collar "usej" , relacionado con la diosa Hathor y al que los antiguos egipcios  atribuían cualidades protectoras. 
Bajo la silla de la pareja, un mono atado a una de las patas, dá cumplida cuenta  de la fruta contenida en un recipiente... vaya, ¡que se la está jalando!  jajaja...es un detalle de lo más simpático xd!
 Delante de Paheri y su esposa se aprecian los restos  de lo que debió ser una gran mesa repleta de productos, miel, pasteles, panes, etc. Parece ser que la posterior adición de una cámara en esta tumba, destruyó  este relieve, pero lo que sí se conserva es la lista que enumera las ofrendas que contenía, y que el hijo mayor de Paheri, Amenmes, ofrenda a sus padres. 

Amenmes lleva la piel de leopardo, característica de los "sacerdotes sem" (sacerdotes encargados de realizar los ritos funerarios).
 Tras él vemos, representadas a menor tamaño,  a dos parejas, una por encima de la otra, enfrentadas a sendas mesas de ofrendas.
La de la parte superior es, ni más ni menos, que el gran abuelo materno de Paheri,  "el jefe de los marineros, Ahmose, hijo de Abana, justificado por el gran dios" y su esposa Iput. Bajo su asiento, se adivina la pequeña figura de un perro bastante deteriorada.
Debajo vemos a los padres de Paheri, Atefrura y su esposa Kem, hija a su vez del anteriormente citado hijo de Abana, Ahmose. 



Y sigue la representación de familiares de Paheri, herman@s, ti@s, prim@ssobre todo de la línea materna, participan en el  banquete y son asistidos por los sirvientes que les ofrecen bebidas (que algunos rechazan) y les arreglan los "conos tebanos" (ungüentos perfumados) que portan sobre sus cabezas. Unos y otras aparecen en cuatro filas de registros, aunque en la foto solo salen tres: los hombres en las dos superiores y las mujeres en las dos inferiores.

 


Y para que el banquete sea completo no podian faltar los músicos, que con sus notas y danzas, seguro alegrarian el alma de todos los asistentes.




La última parte de este muro termina con una representación de Paheri y su esposa Henut-er- Neheh. Están representados de pié, ocupando casi la totalidad de la altura del muro, y el monarca de Nejbeth lleva dos incensarios en sus manos con los que realiza ofrendas a los dioses. 

 Detrás de la pareja podemos ver, en menor tamaño, a tres de sus hijos, su hija mayor Tatetes, su hijo mayor, Anmemes y su hijo Rahetep

Aquí termino mi visita a la tumba del monarca de Nebkheb, Paheri justificado.  
Que entrañables y maravilosas me han  parecido las  escenas en ella representadas, y sobre todo conocer a sus antepasados y familiares. Varias generaciones de la familia de Paheri están aquí, lo que nos dá idea de lo fuertes lazos de familia que existían en el medio rural del Antiguo Egipto. Lazos que no se daban, o al menos no se evidencian, en la decoración de las tumbas en las grandes urbes como Tebas, casi como ocurre hoy en dia, vaya....
Y todos ellos, abuelos, padres, hermanos, primos,  permanecerán por la acción de la magia simbólica, unidos por toda la eternidad.   


10 agosto 2013

Tumba de Paheri (EK3), III

 EL MURO OESTE

Por último, en la parte final de este muro vemos escenas del funeral de Paheri, representado en cinco registros.
En el primero vemos el traslado del sarcófago de Paheri que se encuentra sobre un ataud, en el interior de un trineo tirado por un grupo de hombres y dos bueyes. Varios de estos hombres levantan sus brazos formando el símbolo "Ka".
 El trineo es custodiado por dos figuras femeninas que representan a Isis y Neftis, acompañando así la momia del difunto ya convertido en un "Osiris". 

La representación funeraria del cortejo funeraria Paheri termina, en el último registro, con la figura del dueño de la tumba arrodillado, adorando al dios del más allá, Osiris-khentyamentiu, "el gran dios, señor de la eternidad"
 Algunas fotos más:
Paheri ante Anubis


A la derecha de la foto, "bailarines  Muu", con sus altas coronas de fibras trenzadas, se encuentran en el interior de un edificio de techo abovedado.
 

 En el registro central, unos hombres arrastran un trineo que porta un cofre, que se cree que podria contener los canopos con las vísceras de Paheri, y son recibidos por un sacerdote oficiante que les dá la bienvenida.

EL NICHO

Siguiendo con el recorrido por la tumba de Paheri nos encontramos ahora con el nicho en el que vemos tres estatuas excavadas en la misma roca, en altorelive, y que están muy dañadas. La del centro es el propio Paheri representado con aspecto momiforme y los brazos cruzados sobre el pecho. Está acompañado por dos figuras femeninas que le rodean con sus brazos. La de la derecha es su esposa Henut-er-Nehe y la de la izquierda su madre, Kem.
Los laterales del nicho también están decorados. En el lateral izquierdo (situándonos frente al nicho), el hijo de Paheri, Amenmes, realiza una ofrenda de alimentos a sus padres, que se encuentran sentados al otro lado de la mesa, repleta de lo que parecen ser panes, y les desea " que puedan respirar la brisa del Norte y el incienso".
Al lado de Henut-er-Neheh se encuentra un niño con la característica trenza lateral. No se sabe a ciencia cierta es un nieto de la pareja, o se trata del joven príncipe Uadjmes, que como ya comenté anteriormente, era hermano de Hatshepsut y estaba bajo la tutela de Paheri.
Bajo la escena de ofrendas vemos a tres hijos y tres hijas del dueño de la tuma oliendo flores de loto, simbolo de renacimiento.
En el lateral derecho vemos al "Monarca de Nekheb", Paheri, realizando ofrendas a dos de los hijos de Tutmés I, "el hijo del rey, Uadjmes" (en primer lugar) y "a su hermano, a quien ama, el hijo del rey, Amenmes" (sentado tras él). 
Justo detrás de los príncipes encontramos a los padres de Paheri; su padre "tutor del hijo del rey Uadjmes, Atefrura, justificado" (lo que nos indica que también el padre de Paheri fué tutor del joven príncipe, y que, a su muerte, probablemente su hijo heredó el cargo), y su madre la"señora de la casa, Kem".   
Bajo todos ellos, nueve "hijos de Kem" (y supongo que también de Atefrura y, por lo tanto hermanos de Paheri, aunque parece ser que el texto no lo aclara). 
 Finalmente, todo el nicho está rodeado por una pared repleta de inscripciones en las que Paheri nos habla de todos sus méritos, así como de  las ofrendas  y oraciones de invocación a los dioses, e invita a todos los asistentes a recitar las fórmulas rituales para garantizar el feliz y eterno descando de su Ka.

Buscando información para esta tumba, me encontré con el siguiente enlace en el que se traducen los textos jeroglíficos de la tumba de Paheri. Lo dejo aquí para quien le pueda interesar. 

¡¡Dios mioooo!!! tiene que ser fascinante saber interpretar jeroglíficos y poder leer y comprender todo lo que está inscrito en los muros de los antiguos monumentos egipcios, todo lo que sus dueños pensaban, todos sus desos y anhelos de una vida eterna próspera y en paz....¡¡ojalá que todo este enorme y maravilloso patrimonio dure, al menos otros 3000 años más y que la barbarie y la sinrazón de estos tiempo que vivimos no consiga lo que el paso tiempo no logró, esto es, su destrucción.